Arándano vs TMP/SMX para prevenir Infecciones del tracto urinario


10 fotos de arándanos

10 fotos de arándanos (Photo credit: M. Martin Vicente)

Trimetoprim-sulfametoxazol fue mejor, a costa de una mayor resistencia a los antibióticos.

Las mujeres premenopáusicas que sufren de infecciones recurrentes del tracto urinario (ITU) a veces son tratadas con dosis bajas de antibióticos profilácticos. La creciente preocupación acerca de la resistencia a antibióticos, junto con el deseo de muchos pacientes de utilizar remedios no farmacológicos, ha llevado a un renovado interés en el consumo de arándano para la profilaxis de infección urinaria. El mecanismo supuesto es la prevención de la adhesión bacteriana a las células uroepiteliales por las proantocianidinas, un constituyente del arándano.

En un estudio doble ciego, investigadores holandeses aleatorizaron a 221 mujeres (edad media, 35 años) que reportaron tener un promedio de 6 a 7 ITU en el año anterior para recibir el extracto de arándano (500 mg dos veces al día) o trimetoprim-sulfametoxazol (TMP-SMX, 480 mg cada noche).

Durante los 12 meses de tratamiento, las tratadas con extracto de arándano tuvieron una media de 4 ITU sintomáticas en comparación con una media de 1,8 en el grupo con TMP-SMX – una diferencia significativa; la mediana del tiempo hasta la primera recurrencia fue de 4 meses en el grupo de arándano y 8 meses en el grupo de antibióticos. Los eventos adversos no fueron diferentes entre los grupos, pero la tasa de deserción fue de un 50% en ambos.

Comentario: Mientras que las pacientes tratadas con extracto de arándano tuvieron menos infecciones urinarias en comparación con las que padecieron el año anterior, el TMP-SMX fue más efectivo. Sin embargo, la resistencia a TMP-SMX  se desarrolló en >85% de las cepas de Escherichia coli en las mujeres que tomaron el antibiótico, en comparación con <30% en las que tomaron el extracto de arándano. Por desgracia, el jugo de arándano no fue mejor que el placebo para la prevención de infecciones urinarias en un estudio reciente (JW Med Gen 20 de enero 2011), si en última instancia el arándano o alguno de sus constituyentes llegan a ser de utilidad clínica es algo que aún no está claro.

— Thomas L. Schwenk, MD
Published in Journal Watch General Medicine August 4, 2011
Beerepoot MAJ et al. Cranberries vs antibiotics to prevent urinary tract infections: A randomized double-blind noninferiority trial in premenopausal women. Arch Intern Med 2011 Jul 25; 171:1270. [Medline® Abstract]

Gurley BJ. Cranberries as antibiotics? Arch Intern Med 2011 Jul 25; 171:1279. [Medline® Abstract]

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s