Las estatinas no ayudan a evitar el infarto del miocardio cuando el colesterol de lipoproteínas de alta densidad es bajo


Muchos pacientes que toman estatinas siguen teniendo infartos del miocardio, a pesar de que sus concentraciones de colesterol de lipoproteínas de baja densidad se han logrado disminuir antes del evento. Un meta-análisis de ensayos controlados aleatorios grandes ha confirmado que las estatinas no alteran el relación entre los niveles bajos de colesterol de lipoproteínas de alta densidad y el infarto del miocardio.

Un total de 20 ensayos fueron incluidos en este estudio, con 543 210 personas-años de seguimiento y 7.838 infartos del miocardio registrados. Se observó una asociación inversa significativa entre las concentraciones de colesterol de lipoproteínas de alta densidad y el riesgo de infarto del miocardio y enfermedad cardiovascular que se mantuvo después del ajuste de los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad durante el tratamiento con estatinas, la edad, la hipertensión, la diabetes y el uso de tabaco. Cada 10 mg/dL (0,26 mmol/L) de disminución de la concentración de lipoproteínas de alta densidad provocó un aumento en los infartos de miocardio, de 7.1 por cada 1000 personas-años entre los pacientes tratados con estatinas, en comparación con 8,3 en los pacientes que no recibieron estatinas. La relación entre la concentración de lipoproteínas de alta densidad y el infarto del miocardio no difieren de acuerdo con el uso de estatinas (P = 0,57).

Este estudio no pudo determinar si los niveles bajos de colesterol de lipoproteínas de alta densidad causa un aumento en el riesgo cardiovascular, o si la relación fue a causa de confusores no medidos. Sin embargo, los resultados destacan la importancia de reconocer el riesgo cardiovascular asociado con bajos niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad, incluso en pacientes tratados con estatinas. Este estudio enfatiza la necesidad de investigar los niveles objetivo de la lipoproteína de alta densidad en estos pacientes, dicen los autores.

Ann Intern Med 2010;153:800-8 [PubMed® Abstract]
Information sourced from BMJ:
BMJ 2011; 2011; 342:c7466 doi: 10.1136/bmj.c7466 (Published 4 January 2011)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s