Efectos de la vitamina E en subtipos de ictus: meta-análisis de ensayos controlados aleatorizados


Stroke Diagram

Image by ConstructionDealMkting via Flickr

Resumen

Objetivo: evaluar el efecto de los suplementos de vitamina E sobre la  incidencia total de enfermedad vascular cerebral, infarto isquémico y hemorragia cerebral.

Diseño: Revisión sistemática y meta-análisis de estudios aleatorizados, controlados con placebo, publicados hasta enero de 2010.

Fuentes de datos: Bases de datos electrónicas (Medline, Embase, Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados) y listas de referencias de los informes de los ensayos.

Criterios de selección: Estudios aleatorizaados, controlados con placebo con ≥ 1 año de seguimiento que investigaron el efecto de la vitamina E sobre la enfermedad cerebrovascular.

Métodos de Revisión y Extracción de Datos:  Dos investigadores determinaron independientemente la elegibilidad de los ensayos identificados. Los desacuerdos fueron resueltos por consenso. Dos investigadores diferentes extrajeron independientemente los datos. La razón de riesgos (y los intervalos de confianza del 95%) fueron calculados para cada ensayo basado en el número de casos y no-casos asignados aleatoriamente a la vitamina E o al placebo. Se calcularon también estimaciones combinadas del efecto.

Resultados: Se incluyeron nueve ensayos que investigaron el efecto de la vitamina E sobre la enfermedad cerebrovascular incidente totalizando 118 765 participantes (59 357 al azar a la vitamina E y 59 408 al placebo).  Entre ésos, siete ensayos reportaron los datos de enfermedad cerebrovascular total y cinco ensayos solo para infarto hemorrágico e isquémico. La vitamina E no tuvo ningún efecto sobre el riesgo de enfermedad vascular cerebral total (riesgo relativo combinado 0.98 (IC95% 0.91 a 1.05), P=0.53).  Por el contrario, el riesgo de ictus hemorrágico fue mayor (riesgo relativo combinado 1,22 (1,00 a 1,48), p = 0,045), mientras que el riesgo de infarto cerebrovascular isquémico se redujo (riesgo relativo combinado 0,90 (0,82 a 0,99), p = 0,02).

Hubo poca evidencia de heterogeneidad entre los estudios. La metarregresión no identificó las estrategias de cegamiento, dosis de vitamina E, o el estado de morbilidad de los participantes como fuentes de heterogeneidad. En términos de riesgo absoluto, esto se traduce en un infarto hemorrágico adicional por cada 1.250 personas que tomaban vitamina E, en contraste con un evento cerebrovascular isquémico impedido por cada 476 personas que tomaban vitamina E.

En conclusión en este meta-análisis, la vitamina E aumentó el riesgo para el infarto hemorrágico en un 22% y redujo el riesgo de infarto isquémico en un 10%.  Este patrón de riesgo diferencial se oscurece cuando se toman en cuenta los casos de enfermedad cerebrovascular en su totalidad. Teniendo en cuenta la reducción del riesgo relativamente pequeño de infarto cerebrovascular isquémico y el resultado en general más grave de eventos cerebrovasculares hemorrágicos, el uso indiscriminado  y generalizado de la vitamina E no debería ser promovido.

BMJ 2010; 341:c5702
[Link to free full-text BMJ Research article PDF] [BMJ abstract]
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s